Read in English

Este artículo fue escrito por J. Dennis Jean-Jacques, quien es presidente y CIO en Ocean Park Investments LLC. Sus puntos de vista han aparecido en publicaciones financieras, entre las cuales se cuentan Barron’s, Fortune y The Wall Street Journal. Es el autor del ampliamente aclamado, The Five Keys to Value Investing, publicado por McGraw-Hill en 2003.

El Brexit. Trump. La Fed. El cambio, sea lo que pueda ser, es la única constante en el mundo. La bolsa de valores no es inmune, invierte en ella. Los ETFs y las estrategias de inversión pasiva son vehículos maravillosos para capturar apuestas direccionales: positivas si tienes suerte. Pero para tener rentabilidades realmente superiores, tienes que ir a donde los inversores más tradicionales no van y a donde los ETFs, los fondos cuantitativos y los gestores pasivos no pueden ir.

2 de marzo de 2009: Era una noche fría y ventosa en el aeropuerto O’Hare de Chicago. A medida que la nieve y los retrasos de los vuelos se apilaban yo me sentía ansioso de regresar a Nueva York. El DJIA acababa de llegar a mínimos en los últimos diez años. Ese día había venido a Chicago más temprano para participar en un evento privado, un retiro de inversión para discutir el entorno económico y para debatir la relevancia de los principios fundamentales de valor. Los retrasos causados por la nieve plantearon el escenario perfecto para pensar qué estaba ocurriendo en el mercado. Era, honestamente, una tormenta de nieve. Eso fue en ese entonces. Hoy en día, la bolsa de valores está en máximos de todos los tiempos, sin embargo, el “cambio” sigue tan presente como siempre.

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: