Recientemente tuvimos el placer de charlar con David Rolfe, director de inversiones de Wedgewood Partners. La firma, con sede en St. Louis y fundada en 1988, tiene aproximadamente US$3 mil millones de activos bajo gestión. David se unió a la firma en 1992 en el mismo cargo que tiene actualmente y ha sido clave para dar forma a la filosofía y enfoque de inversión de Wedgewood. Al invertir en compañías de crecimiento, con fosos amplios, de 1992 a marzo de 2013, Wedgewood ha logrado una capitalización compuesta del 12% anual neto, frente a 9% del S&P 500.

(La siguiente entrevista es una transcripción editada y puede presentar errores. La transcripción ha sido ligeramente resumida por motivos de claridad y legibilidad).

The Manual of Ideas: Has estado en el negocio como inversor durante décadas. Antes de que analices tu enfoque de inversión y algunas de tus ideas favoritas, cuéntanos un poco sobre tu trayectoria y qué fue lo que te interesó de la inversión.

David Rolfe: Nací y crecí en St. Louis, Missouri, y allí es donde se encuentra Wedgewood. Fui muy afortunado de interesarme apasionadamente en el negocio de la inversión en 1984, hace mucho tiempo.

Tenía un profesor de inversiones en la Universidad de Missouri, en St. Louis, el profesor Ken Locke. Nunca olvidaré la clase de inversiones. El primer día el profesor descartó el capítulo en cuestión, y lo único que hizo fue hablar sobre la Bolsa. Resultó ser un adicto a la Bolsa. Me imagino que la mayoría de la clase estaba bastante aburrida, pero había algunos de nosotros que estábamos fascinados. No pudimos obtener suficiente de eso. Lo hizo muy interesante. De hecho, yo y otro estudiante y profesor, comenzamos el club de inversión estudiantil en la Universidad de Missouri. Comenzó como una cartera de papel. Todavía está allí, sigue funcionando. Son US$175 o US$180 mil y están bien organizados, y compiten contra otras escuelas por premios monetarios.

Ese fue el error inicial, pero la forma en que realmente me ayudó fue que me puso en la dirección de la lectura no académica. Esa fue mi primera exposición a los gustos de Buffett y Graham; Templeton, y T. Rowe Price… él también fue una inspiración; si realmente estás interesado en este tema, compra estos libros. Compra los libros clásicos, léelos y vuelve a leerlos. Me enganché. Después, cuando terminé la escuela a finales de 1985, me uní al sell-side en Wall Street. Era un corredor de Bolsa. Esa era mi forma más fácil de entrar en el negocio.

Ese fue el segundo planeta que se alineó para mí a principios de 1988, después del crac de 1987 —y me gusta bromear que después del crac de 1987 no pude vender ni un CD a mis padres—, pero tuve la suerte de poder entrar al buy-side como gestor de carteras en la antigua St. Louis Union Trust Company, y rápidamente fue comprada por Boatmen’s Trust. St. Louis es una ciudad de grandes empresas fiduciarias. Lo que fue clave en el desarrollo de mi carrera en esa firma: todos los gestores de carteras tenían un libro de negocios discrecional; podrían hacer lo que quisieran en términos de filosofía y proceso. Además, la entidad combinada tenía un gran negocio de custodia, así que esa fue mi primera exposición a la talla de Mason Hawkins en Southeastern Asset Management y «pandilla de crecimiento» precoz en Janus: [Tom] Marsico, [Jim] Craig y [Tom] Bailey. Estaban enfocándose.

Fuera de ese entorno rico, me había enamorado de la inversión focalizada [focus investing]. Después de casi cuatro años de ser gestor en Boatmen’s Trust, la suerte volvió a mí cuando el director de inversiones fundador de Wedgewood Partners —la firma se fundó en 1988 así que esto fue en la primavera de 1992—, se jubiló. A la edad madura de treinta años —y conocía todos los misterios del mundo de las inversiones—, con un pequeño track record, conocí a mi compañero Anthony Guerrerio, presidente y fundador de Wedgewood Partners, y me dio una oportunidad. Me dio la oportunidad. En mayo de 1992, me incorporé como director de inversiones con una pizarra en blanco para llevar esta filosofía en desarrollo a Wedgewood. Y en el camino, examinamos a un par de personas en el equipo de inversión. Primero, Dana Webb en 2002; Michael Quigley en 2006; y entonces nosotros cuatro hemos estado haciendo esta estrategia única comenzando en 1992: más de 21 años.

MOI: Has tenido un excelente track record desde entonces. Tengo curiosidad por profundizar un poco más en esa filosofía de inversión tuya. Tienes tres principios clave: enfoque,  paciencia y disciplina. Vamos a elegir el enfoque. ¿Qué quieres decir con eso?

Rolfe: Una de las cosas de las que nos gusta conversar cuando describimos nuestra filosofía en Wedgewood Partners es esta idea de que la inversión enfocada tiene ventajas estructurales sobre otras estrategias. En Wedgewood, por lo general tenemos aproximadamente veinte acciones, así es como nos enfocamos. Al enfocarnos en el nivel de la empresa, vamos a ser exigentes. Estamos poniendo nuestras veinte mejores ideas en la cartera, y ahí es donde nos detenemos. Dado que tenemos muy poca rotación de cartera en Wedgewood, esperamos tener estas empresas de gran crecimiento durante muchos años. Nuestro enfoque se centra en las compañías que consideramos que son las mejores en su clase, con una ventaja competitiva única, que creemos que como mínimo pueden duplicarse en los próximos tres a cinco años. No es crecimiento por el simple hecho del crecimiento: hipercrecimiento, crecimiento imprudente, crecimiento arriesgado del apalancamiento del balance. Estamos buscando estas compañías maravillosas, líderes dominantes de participación de mercado que no tienen que usar el apalancamiento financiero.

Una vez que identificamos ese subconjunto pequeño, tenemos que esperar pacientemente por la faceta de valor de la ecuación. Es tan importante, tan críticamente. Sabemos que si estamos comprando empresas a su valor razonable, y si se capitalizan al 15% en los próximos cinco años, el crecimiento subyacente va a impulsar los años fuera de la apreciación de la cotización; sin embargo, queremos comprarlos a un descuento de su valor intrínseco. Y sabemos por experiencia, y tiene un sentido intuitivo, que el lado positivo de la ecuación será el mayor impulsor de tu rentabilidad potencial en esa empresa durante la próxima semana, mes, trimestre, año; incluso dos años. Si tenemos razón en estos modelos de negocios, no deberán estar cambiando tanto. Pero como sabemos lo que pasa con el Sr. Mercado, la valoración cambia constantemente y puede llegar a ser extrema. Somos exigentes con los tipos de compañías que queremos tener. Y somos exigentes con la valoración en la que invertimos en ellos: o los recortamos o los vendemos.

 

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: