Jean Philippe Tissot, miembro de MOI Global e inversor value colombiano, muy amablemente accedió a darnos una entrevista. Jean gestiona Tissot Ayram Family Partnership, una sociedad de inversión donde gestiona su propio patrimonio y el de su familia. Con un enfoque concentrado, Jean pone un peso signiticativo al comportamiento humano para ser un buen inversor.

MOI Global en Español: Cuéntanos acerca de tu formación y tu trayectoria.

Jean Philippe Tissot: Yo soy de Bogotá, Colombia, donde nací y crecí. Mis estudios universitarios los hice en el CESA en Bogotá, donde estudié Administración de Empresas. En Colombia, la universidad dura cinco años; en el segundo año yo me doy cuenta que las finanzas y los mercados me apasionan y decido entrar a trabajar en el tiempo que tenía libre en una firma comisionista de Bolsa llamada: Bolsa & Banca.

Entré muy joven y los primeros nueve meses fueron de aprendizaje, en donde pasé un tiempo en todos los departamentos de la firma: riesgo, investigaciones económicas, comercial y generación de precios en monedas, bonos y acciones. Después, finalmente me contrataron como asistente de trading de la mesa de divisas; todo esto siendo aún estudiante. El último año de mi universidad consiste en una práctica laboral, lo que significa que desde ese momento solo tenía una clase al día y tenía más tiempo, ese momento coincide con la oferta que me hacen en la empresa de ser el encargado de divisas de la firma.

La experiencia en Bolsa me marco para siempre. Para los generadores de precios era un ambiente en donde se podía hacer mucho dinero muy rápidamente y yo vi desde muy joven los excesos que esto llega a producir. Más de dos veces la empresa se quedó sin patrimonio técnico por perdidas excesivas de los traders de bonos; al mayor accionista le toco rescatarla. A mí me encantaba mi trabajo y lo que más quería era sobrevivir por lo cual era demasiado conservador y no me dejé influenciar por estas actitudes extremas.

Durante mi tiempo en Colombia, más de cinco firmas de Bolsa se quiebran precisamente por el mal manejo del riesgo en posición propia. Para mí, empezando mi carrera fue una experiencia que me enseñó a respetar a los mercados.

Mi hambre de aprender me llevó a trazarme la meta que quería trabajar para un banco top tier en Londres. En esos momentos, mi pequeña experiencia me indicaba erróneamente que la sabiduría estaría en los grandes bancos de Estados Unidos e Inglaterra; y mi ambición juvenil de querer estar en ellos me llevó a renunciar a mi trabajo en Colombia. En  el 2007, una semana después de graduado, me fui a Inglaterra a aprender inglés.

Estando en Inglaterra y después de siete meses, decidí que quiero continuar mi camino y viajé a Alemania a estudiar un máster en gestión financiera. El máster duró dos años y en el tercer semestre (2008) tocó hacer una práctica laboral. Apliqué a todos los bancos sin éxito alguno. Decidí a regañadientes aplicar a una empresa del sector real, encuentro una práctica en la tesorería de Adidas [ADS], me aceptaron y fui a trabajar con ellos. Al final no ha habido empresa en donde haya aprendido más que en Adidas: fue una experiencia invaluable y siempre estaré agradecido.

Mi primer día en Adidas es el  primero de octubre de 2008, justo dentro de la gran crisis financiera. En la segunda semana trabajando me enteré que los subsidiarios que operaban en mercados donde la moneda local no es transferible internacionalmente  (on-shore)  tuvieron pérdidas enormes debido a posiciones cambiaras que tenían sin cubrir, especialmente los subsidiarios latino-norteamericanos.

Esa situación fue una oportunidad magnífica para mí ya que me tocó aprender de cada país lo que venían haciendo en temas de tesorería.  Con mi jefe, en la casa matriz, aprendí todo sobre hedge accounting. Fueron unos meses donde mi conocimiento aumentó mucho desde el punto de vista de una empresa del sector real. Durante los seis meses de mi práctica, inicié una posición fija  y me hicieron responsable de la cobertura cambiaria para Adidas de los subsidiarios en: Brasil, Colombia, Chile, Perú, México y Argentina.

Después de un tiempo me aumentaron mis responsabilidades en donde tomé la cobertura de las monedas G10. Lo que significa casi el 95% de toda la exposición cambiaria de la empresa a nivel global. Trabajé por tres años; en ese momento aún seguía con mi objetivo de entrar a un banco.

En el 2011 decidí irme para estudiar un máster en banca de inversión en el Henley Business School en Inglaterra. Cuando me gradué en el 2012, entré a trabajar en J.P. Morgan [JPM] en Londres; empecé como practicante en FX Sales para bancos región norte de Europa. Me especialicé en derivados FX y me quedé un año en J.P.Morgan.  En el 2013 empecé a trabajar para BNP Paribas [BNP]; también en FX Sales. Estaba encargado de bancos en Austria–Alemania y Suiza.

Tiempo después mi hermana y yo vendimos una finca que teníamos en Colombia y mi hermana me dijo: «Como tú eres el experto financiero ¿tú puedes administrarme el capital?»  Ese momento fue gigante ya que me hizo caer en cuenta de varias cosas. Salgo a meditar en donde lo primero que no estoy de acuerdo es que yo sea un experto. Me digo a mi mismo: «Yo sé cómo comprar y vender FX, bonos, acciones y como los mercados funcionan y sus tecnicidades; pero no tengo las más mínima idea del precio futuro de ningún activo, ese es otro juego».

También me dije (todo esto empíricamente): «si empiezo a manejar nuestro patrimonio será haciendo todo lo contrario de lo que se hace en los bancos. Compraría activos cuando el precio de estos baje y la idea es que compre activos que pueda mantener por un largo periodo de tiempo». En un segundo, desde el momento que empiezo a tener skin in the game, la visión de los mercados financieros me cambió radicalmente.

Decido acceder al mandato de mi hermana y le empiezo a manejar su dinero junto con el mío en lo que empieza a ser la sociedad familiar. En ese momento mi experiencia estaba enfocada en activos macro como FX y lo primero que hago es comprar un ETF que seguía las acciones japonesas.

Yo desde muy pequeño he sido un lector apasionado, pero no había leído mucho sobre los grandes inversores. Un día adquiero el libro: The Tao of Warren Buffett1: este libro me cautivó y adquirí todo lo que pude sobre Buffett y el value investing. Me doy cuenta que el inversor más exitoso de la historia es extremadamente humilde y consiente de sus limitaciones. Para mí leer eso fue muy poderoso porque yo estaba en un ambiente (banca)  donde decir: «No sé», no se permite. Me doy cuenta que una de las características fundamentales del éxito es ser consiente de todo lo que uno no sabe. Ese momento cambió mi vida para siempre.

Desde entonces, la inversión entra en mi vida para quedarse. Empecé a leer todo lo que más pude sobre el tema y empecé a ver las empresas como negocios reales y no como números en una pantalla. Comencé a hacer contactos y poco a poco cambió mi estilo de inversión. Además, encuentro una profesión en donde todos los días el aprendizaje posible no tiene límite; me doy cuenta que era a lo que me quería dedicar.

Tengo la adición de un nuevo socio (familiar directo) y me doy cuenta que la ventaja de tener socios que se acoplan a mi filosofía, es esencial. Quedamos en que les voy a escribir una carta muy completa anualmente y me dejan trabajar tranquilo durante el año. Ha sido un acuerdo fenomenal. Hoy en día otro familiar se ha incorporado y estoy feliz de ser el guardián de nuestro capital.

Después de un tiempo me retiré del banco y empecé a seguir al pie de la letra los consejos de Buffett,  que dice: «uno no debe ser sonámbulo en la vida y uno debe trabajar en lo que uno hiciera sí fuera financieramente independiente», lo cual en mi caso es invertir.

MOI: ¿Cuál es el criterio de inversión de Tissot Ayram Partnership? ¿Cómo ha ido evolucionando con el tiempo?

Tissot: La evolución ha sido enorme. Después de la eliminación total de posiciones macro (una  vez que la inversión en valor entra en mi vida), yo empiezo poco a poco a enfocarme en empresas que parecían baratas cuantitativamente —grave error—; después le doy un valor enorme a lo cualitativo, como es evaluar la personalidad de los gestores y lo que los estados financieros no muestran. Después me doy cuenta que las grandes oportunidades están en empresas que tengan pocos ojos sobre ellas, las cuales por lo general, son micro y pequeñas empresas; empiezo a dedicarme a estudiarlas.

El último paso en la evolución, es que las posiciones que entren tienen que ser convexas; esto es cuando algún hecho ocurre el efecto en la empresa es más positivo que negativo.

Un ejemplo podría ser uno de mis holdings, la empresa se llama Texas Pacific Land Trust [TPL]. TPL solo tiene tierra en la cuenca del Pérmico en Texas, EE.UU., que tiene una gran reserva de petróleo y recibe regalías por lo que se produzca en sus terrenos. Hoy en día está la certeza del número de  pozos de petróleo produciendo y se puede estimar lo que estos generan, pero lo inesperado puede tener un potencial enorme. Un evento inesperado sería encontrar diferentes fuentes de ingreso generadas por la opcionalidad de la tierra. Si estos se pueden utilizar para otros usos, el beneficio es mucho mayor para TPL que si no se encuentra nada. TPL es muy convexo a lo inesperado. Por ejemplo, el año pasado se empezó a extraer agua y ya se está haciendo uso de esta. En solo un año, esta nueva fuente de ingresos representa más del 20% de todos los ingresos de TPL: un ejemplo claro de la convexidad de esta.

Mis criterios de inversión hoy son muy sencillos:

  • Para invertir en empresas tengo que entender como estas generan el dinero.
  • La empresa tiene que tener un management ejemplar y que yo admire.
  • La empresa tiene que tener un precio en el mercado mucho menor a mi estimación de valor.
  • La empresa tiene que tener un producto o servicio donde yo pueda estimar que este sea aún necesario dentro de diez años .
  • Tienen que ser empresas que tengan convexidad (explicado anteriormente).
  • Y por último la decisión de compra tiene que ser en momentos en donde yo me encuentre calmado mentalmente .

MOI: ¿Cómo generas ideas de inversión?

Tissot: Hoy en día un gran porcentaje de ideas vienen de diálogos que tengo con otros inversores value. Con el tiempo uno va conociendo a personas muy inteligentes y curiosas que en una conversación cualquiera puede resultar una idea. Hoy en día tengo colegas inversores con los que hablo diariamente.

También las ideas vienen de comunidades de inversores. Una claramente es MOI Global en donde esta comunidad no solo facilita la interacción de sus miembros, sino que además tiene eventos en donde sus miembros exponen sus mejores ideas. Es una gran plataforma para nosotros sus miembros para aprender de otras grandes mentes. Pertenezco también a comunidades donde sus miembros son inversores exclusivamente en micro y pequeñas empresas; empresas que a mí me encantan debido a que como manejo un capital relativamente pequeño se me es fácil invertir en cualquier oportunidad.

Otra fuente de generación de ideas son cartas de inversores y blogs. Por ultimo, una fuente que utilizo es seguir detenidamente a los competidores y proveedores de las empresas que están en mi portafolio. Uno a veces no se da cuenta que investigando a lo que rodea a sus empresas uno puede encontrar otras compañías que algunas veces es donde las verdaderas oportunidades están.

MOI: ¿Qué tanta importancia le das al management? ¿Cómo valoras al management? ¿Algún CEO que admires personalmente?

Actualmente le doy una importancia extrema al management. Alfred Sloan dijo: «toma mis activos pero déjame la organización y en cinco años lo tengo todo de vuelta». No puedo estar más de acuerdo con esta frase. El management son las personas a las cuales uno como inversor les da confianza y capital. Es obligatorio hacer una gran diligencia para  evaluar la integridad y competencia del management.

Valoro al management de la siguiente manera: Trato de leer todo lo que han dicho y van a hacer, y lo comparo con lo que actualmente pasó. Si el management ha actuado honestamente con una comunicación clara, sigo adelante. También me interesa mucho los periodos de crisis en donde uno de verdad ve la integridad y personalidad del management. Por ejemplo, si una empresa tiene una situación negativa que pasa inesperadamente es muy importante ver como la gestión actúa en la situación. Por ultimo, no me interesan equipos de management en donde están culpando a factores externos los eventos negativos y/o si son promocionales.

Un CEO que admiro mucho es Gus Griffin, CEO de uno de mis empresas: MGP Ingredients [MGPI]. Desde que llegó a MGP (2014), Gus ha tomado decisiones que benefician enormemente a MGP, pero en el largo plazo y ha sacrificado resultados cortoplacistas. Para dar un ejemplo: MGP produce el 70% del (trigo) Rye Whiskey Americano, pero lo vendía exclusivamente a otras marcas. Cuando Gus y el nuevo management llegaron, decidieron empezar a añejar agresivamente barriles de whiskey; así podrán crear marcas propias en donde el valor del whiskey solo por el hecho de añejarlos es mucho más alto. MGP ha estado incrementando el inventario por más de cuatro años, pero esto significa que tienen invertir en el aumento de este  y perder ventas en el corto plazo. Para demostrar la magnífica ejecución de Gus, MGP, de un inventario casi nulo en el 2014, hoy día tiene casi US$68 millones (whiskey añejándose) y aun si MGP ha aumentado sus utilidades considerablemente.

Gus ha  expuesto sus ideas y sus planes y los hechos lo han demostrado. Él ha superado sustancialmente sus objetivos. Por último, Gus ha estado en varios periodos de crisis en donde se ha visto su excelente carácter. Por ejemplo, MGP ha sido atacado en short reports que resultaron siendo totalmente erróneos. Durante esos ataques, Gus ni respondió, él siguió trabajando como siempre lo ha venido haciendo. Los hechos de la empresa sin necesidad de palabras, invalidaron los falsos reportes negativos.

MOI: ¿Cómo encuentras el equilibrio en tu cartera entre la concentración en sus mejores ideas y la diversificación necesaria para controlar el riesgo de caídas?

Al hablar de riesgo, lo primero es entender que los mercados financieros pertenecen a un sistema en donde existen largos periodos de estabilidad y ocasionalmente llegan periodos de caos absoluto, errores estadísticos que tienen grandes consecuencias. Nassim Taleb, a quien considero uno de mis héroes, llama este tipo “Extremistan”

Para explicar este sistema, un buen ejemplo son las ventas de éxitos musicales, el Top (1) seller tiene más del 90% de las ventas totales de canciones.

En contraste, el otro tipo al que Nassim Taleb llama “Mediocristán” es donde se usa la campana de Gauss, la distribución normal. Este tipo se utiliza cuando ningún evento único será el dominante. Por ejemplo, el promedio del peso de los habitantes de un país no tendrá una persona pesando dos millones de kilos (el Black Swan). En resumen, “Mediocristán” no está expuesto a cisnes negros.

En mi caso, saber que los mercados están en “Extremistán” me obligan a nunca usar apalancamiento; no tomo posiciones cortas, no vendo opciones sin cubrirlas, actuó para no estar en situaciones cuando el evento inesperado llegue y me saque del juego, ya que el riesgo es la perdida de capital, no el movimiento del precio de las acciones. La idea es sobrevivir y beneficiarse de la volatilidad.

El ver las acciones como empresas me hace aceptar la volatilidad, y es necesario ser consiente que los mercados están un 75% del tiempo en un drawdown (un periodo donde se está por debajo de un máximo anterior), entonces la volatilidad es en factor innato cuando eres un inversor.

Sobre la diversificación, yo soy un inversor concentrado. Yo creo que algunas veces el riesgo es no apostar con convicción cuando la oportunidad especial llega. Las oportunidades que son clarísimas llegan al inversor que es paciente y espera su momento. Solo concentraciones extremas me harían vender un poco de una empresa. Una tendencia psicológica problemática de los inversores es que a veces vendemos las posiciones ganadoras para comprar las perdedores y muchas veces las empresas que vendemos siguen teniendo resultados fantásticos.

Muchos soñamos encontrar multi-baggers, pero muy pocos de nosotros trabajamos en desarrollar la convicción necesaria para mantener las posiciones ganadoras por un periodo largo de tiempo. Mantener una posición ganadora, que he encontrado yo, es mucho más difícil que encontrar buenas ideas.

MOI: Cuéntanos sobre uno (o un par) de tus mayores errores de inversión. ¿Alguna empresa que te hayas arrepentido de no haber comprado?

Tissot: Un gran error fue haber comprado una empresa llamada Gemini Corporation [GKX].  En la compra de esta empresa cometí no un error, sino muchos y al final perdí el 50% de la inversión.

Gemini es una empresa canadiense que se dedica a la construcción de instalaciones industriales para empresas que operan en la industria petrolera. Gemini casi llega a la quiebra a raíz de entrar en contratos muy grandes para lo que esta no venía acostumbrada. Al final de unos contratos que terminaron en sobrecostos gigantescos, la gestión fue despedida y la empresa empezó a tener una reestructuración.

El nuevo management entró e inmediatamente redujo costos, trató de ganar únicamente contratos pequeños en donde la empresa generaría utilidades; ofrecieron una indicación que la empresa va a tener ventas similares al año anterior y el nuevo CEO y CFO compraron agresivamente acciones en el mercado. Cuando encontré Gemini, el precio estaba a 2x EBITDA, 1x cash-flow (incluido capital de trabajo) y sin deuda. En ese momento la vi como una gran oportunidad. La empresa solo necesitaba mantener las ventas y márgenes del año anterior para que la tesis funcionara y decidí comprar. En el primer reporte de ganancias la empresa anunció que perdió todos los contratos que estaba buscando y lógicamente cambió el objetivo optimista de las ventas. Seis meses después la empresa continuó con dificultades para ganar contratos y el CEO que estaba recientemente incorporado, sale de la empresa. Los hechos fueron fulminantes en contra de mi tesis inicial de inversión y decido vender con una pérdida considerable.

Los errores y en lo que falle fue:

  • Asumo que la gestión de la empresa teniendo suficiente skin in the game, era suficiente. Siempre he considerado la compra de acciones por la gestión de las empresa, como un mensaje muy poderoso. Es natural creer que cuando hacemos las cosas nosotros mismos tengamos un exceso de confianza en que el resultado será positivo. Es una tendencia humana. Las compras en el mercado por el management de Gemini, claramente fueron un reflejo sobre su exceso de seguridad en vez de un mensaje de cómo estaba la empresa en realidad. Ahora tomo en cuenta esta tendencia humana.
  • Asumí que los flujos de caja estimados en mi tesis inicial tenían poco riesgo. Este si fue un error no forzado. Las empresas que tienen que subastar contratos no tienen ni un solo dólar de ingreso garantizado.
  • Aprendí a la fuerza que es mucho mejor comprar empresas de calidad y que muchos eventos tienen que pasar para que los flujos de caja estén en riesgo en vez de comprar empresas (colillas de cigarros) en donde muchas cosas tienen que pasar para que la tesis de inversión funcione. Ahora siempre me pregunto: ¿Es esta es la manera más fácil de hacer dinero?

Una empresa la cual me arrepiento de no haber comprado cuando tuve la oportunidad fue Constellation Software [CSU]. CSU es una empresa magnifica, operada por un CEO extraordinario que ha demostrado una ejecución ejemplar. La razón por la cual no la compré en su momento fue que encontré su precio sin suficiente margen de seguridad. El precio y el valor han aumentado considerablemente desde ese momento. La lección es: Empresas de calidad con un management excepcional merecen tener un precio elevado y si los retornos sobre el capital continúan altos la magia del interés compuesto hace el resto.

MOI: ¿A cuáles de los grandes inversores admiras más y por qué?

Tissot: De los grandes inversores al que más admiro es sin duda a otro de mis héroes: Warren Buffett. Sé que es obvio pero es la verdad. La razón es muy simple, Buffett me enseño (a través de sus escritos)  que para ser un buen inversor lo más importante que tengo que trabajar es mi temperamento y carácter, que es allí en donde está el retorno extra.

Aprendo también de Buffett que en el mundo de las inversiones  se es exitoso por hacer la ejecución más simple posible, no es como clavadismo olímpico en donde tu utilidad es mayor dependiendo de un salto con piruetas, a un alto grado de altura  y un grado de dificultad extremo. En el mundo de las inversiones lo único que se necesita es un salto simple.

MOI: Menciona un par de libros que hayas leído recientemente y que te hayan otorgado nuevos conocimientos para mejorar como inversor.

Tissot:

The Half-Life of Facts explica cómo todo lo que sabemos tiene una fecha de caducidad. Todo lo que sabemos o lo que llamamos “hechos” decaen siguiendo una ley estadística de potencias. En el caso exacto del conocimiento humano, los hechos que sabemos tienen una vida media de 45 años. En otras palabras: la mitad de lo que sabemos hoy estará obsoleto en 45 años.

Las leyes de potencia están presentes en casi todos los aspectos del mundo; por ejemplo en la naturaleza, en nuestro cuerpo, en la vida media de empresas y en ciudades, entre otros.  Resulta que el conocimiento también entra en esta ley.

El libro nos muestra cómo el conocimiento cambia todo el tiempo y nos tenemos que acoplar constantemente a los cambios. Para mostrar lo poderoso del mensaje del libro, me es importante ilustrar que existen tres clases de “hechos” dentro de todo el universo de los hechos que existen en nuestro conocimiento hoy.

Primero, están los hechos que cambian constantemente, como el precio de una acción o el clima. Después tenemos los “Meso-Facts” que son hechos que cambian despacio.Estos para nosotros los seres humanos son muy difíciles de darse cuenta ya que nosotros no notamos cambios sutiles. Estos son cambios que pueden darse en el transcurso de unos meses, años o periodos más largos. Ejemplos pueden ser sobre la población de un país, el número de planetas en el sistema solar o cuando nos vamos engordando físicamente.

Y por último, están los hechos que cambian extremadamente despacio, en donde son catalogados como constantes, estos pueden ser el numero de los dedos de la mano o el número de continentes en el planeta.

Como inversor, este libro me ayudó a comprender que siempre tengo que tener una mente abierta contra las ideas que me he hecho, que tengo que ser ágil en cambiar de parecer cuando nuevos hechos aparecen que demuestran que lo que sabía en un tema ya no es correcto. Y que muchas cosas están cambiando a una velocidad que mi cerebro no logra identificar. Desde que incluí este modelo mental en mi vida, todas mis opiniones, y lo que creo, lo tomo sin fanatismo y con un deseo de encontrar la visión opuesta para así poderme darme cuenta más rápido si estoy equivocado.

Incognito es un libro exclusivamente sobre el cerebro, donde el autor explica que el cerebro está más del 90% en piloto automático y que la conciencia, la cual es metabólicamente costosa para el cerebro, aparece de vez en cuando solo cuando es absolutamente necesario.

El autor también explica por qué es tan difícil tomar decisiones ya que el cerebro no funciona en conjunto sino más bien es una combinación de rivales que operan dentro de este. Por ejemplo, tenemos una parte del cerebro que se encarga exclusivamente en la gratificación instantánea y otra se encarga de las decisiones de largo plazo: estas dos regiones pelean por comandar la acción del cuerpo, y lo que es fascinante es que una vez se toma una acción el cerebro en conjunto racionaliza esa decisión.

El libro nos muestra como nuestro cerebro crea la realidad en vez de vivirla y uno de los mensajes más importantes es que no importa si tenemos libre voluntad o no, ya que nuestro cuerpo siempre va influenciar a nuestro cerebro en diferentes casos como indicar cuando se tiene frio, hambre, miedo. Esto significa que lo que tenemos en vez de voluntad es un poder de veto a las sugerencias de nuestro cuerpo.

Este libro que no tiene nada que ver con inversiones ha sido uno de los libros más importantes que he leído, ya que me dio un panorama objetivo del cerebro y como funciona este. Me sirvió en que yo desarrollé trucos para no dejarme influenciar de señales extremas de mi cuerpo, como cuando estoy tensionado o eufórico para tomar decisiones financieras.

MOI: ¿Algo más que quisieras agregar para nuestros miembros?

Tissot: Yo considero que mi ventaja competitiva como inversor es cómo me comporto y trabajo muchísimo en eso, el cual el libro Incognito ha sido de gran ayuda. Al final, soy el único responsable de las decisiones de inversión y de mi comportamiento. Los últimos meses he estado estudiando biología humana y cómo opera el cerebro, lo cual es un campo al que aconsejo a otros inversores estudiar. Esto con el objetivo de entender como nuestro cerebro es influenciado a la hora de tomar decisiones. Nuestro cerebro (el de los inversores) es como una maquina la cual su función es producir decisiones en donde invertir, por lo cual si este está influenciado excesivamente por hormonas o neurotransmisores, nos llevan a toma de decisiones erróneas. Es muy importante tener trucos que nos permitan no tomar decisiones en momentos de sentimientos excesivos.

MOI: Muchas gracias Jean, por compartir tu sabiduría y experiencia con nuestros miembros.

______

1 El libro también está disponible al castellano bajo el título El Tao de Warren Buffett.

Descarga la versión imprimible