NOTA DEL EDITOR: Este texto es obtenido de una carta trimestral a los inversores de Nubeo Capital Management.

* * *

Suele decirse que las crisis no se repiten, pero que riman. Un parón súbito y secuencial de las grandes economías como el actual no tiene precedentes en períodos de paz. Los inversores han huido sin discriminación –al menos hasta la última semana de marzo- de los activos de riesgo para refugiarse en la renta fija de calidad o el oro. Las medidas puestas en marcha rápidamente por los gobiernos y los bancos centrales aliviarán la situación a corto plazo, pero arriesgamos poco al afirmar que el panorama económico tras la pandemia será muy diferente del que dejamos en 2019.

Lamentablemente la pandemia encuentra a las economías desarrolladas con las consecuencias de la crisis de 2008 y la del euro aún latentes, Tienen un nivel de endeudamiento muy elevado, tipos de interés artificialmente deprimidos y tasas de crecimiento bajas. Además, soplan vientos de nacionalismo económico; ya veremos lo que deja la pandemia al respecto. La capacidad política para gestionar la situación encuentra además una significativa fragilidad social. Con este cuadro, la calidad institucional y política de cada país será determinante de su capacidad de recuperación. Las buenas noticias son que no hay rastro de inflación en el horizonte y que el sistema bancario está mejor preparado que en 2008 para afrontar las dificultades.

Es importante que los partícipes en NUBEO conozcan cómo se van a afrontar los próximos trimestres. El primer pilar inversor en el que nos estamos apoyando es ceñirnos a nuestro circulo de competencia, y no dejarnos llevar por cantos de sirena. La volatilidad extrema es una tentación para el pase corto, ese que no tiene más fundamento que el miedo a perderse las subidas del mercado o que quiere aprovechar fuertes bajadas para luego rezar por el rebote. Esta forma de actuar es como comprar billetes de lotería y no tiene cabida en la filosofía de NUBEO. El segundo pilar es que la parada súbita de las economías nos obliga a poner el foco en la capacidad de las empresas en cartera para sobrevivir a la crisis. NUBEO invierte sobre todo en compañías de la Eurozona con poca o ninguna deuda, lo que amplía su opcionalidad estratégica y limita los riesgos de la inversión. Sería por lo tanto una sorpresa tener alguna pérdida irrecuperable por el endeudamiento excesivo. Dentro de las diez primeras posiciones, el fabricante de isótopos Eckert Ziegler, la francesa Kaufman et Broad, la española Inditex y la italiana Danieli reportan caja neta. La española Vidrala y la italiana Interpump reportan ratios de deuda neta/Ebitda inferiores a 1,5x. Con una ratio por encima de dos veces se encuentran Zignago, una cristalera italiana de gran calidad, el operador de infraestructuras francés Vinci y la brasileña BFRS que encuadramos en las tesis de turnaround y avanza rápidamente en la reducción de su deuda.

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: