NOTA DEL EDITOR: El siguiente texto escrito por Javier Ruiz, CFA, es un extracto de una carta trimestral de Horos Asset Management.

* * *

Estas primeras semanas en Horos, tanto Alejandro, como Miguel o yo, hemos atendido a distintos medios de comunicación que estaban interesados en que les explicáramos este ilusionante proyecto en el que nos hemos embarcado. Dentro del sinfín de preguntas que hemos tratado de responder, puede que una de las que más se haya repetido en estas entrevistas sea si pensamos que hay cabida para tanta gestora value en el mercado español, hablando incluso de burbuja o moda de este estilo de inversión. Al margen de que estamos convencidos de que la aparición de nuevos proyectos, independientemente del estilo inversor que tengan, nos parece sana y necesaria, al incrementar el abanico de posibilidades para el ahorrador español, esta insistencia me ha llevado a preguntarme si no estaremos cayendo en una generalidad excesiva a la hora de calificar a un gestor como value e, incluso, he llegado a cuestionarme si nosotros mismos podemos considerarnos como tal.

Quizás le sorprenda una afirmación de estas características. A fin de cuentas, siempre hemos defendido que seguimos este estilo de inversión. Sin embargo, en una sociedad tan dada a etiquetar todo, el mundo de la gestión de activos no es ajena a esa corriente y, en particular, los estilos de inversión seguidos por los gestores son uno de sus focos favoritos. Por ejemplo, un gestor que tenga el grueso de su cartera invertido en compañías con elevado crecimiento de beneficios es catalogado, rápidamente, como growth (crecimiento en inglés). Mientras que invertir en compañías que coticen baratas hoy, independientemente de lo que haga el negocio los próximos años, se considera generalmente como value. Atendiendo a estas etiquetas, si uno estudia la cartera de nuestro fondo Horos Value Internacional, puede pensar que llevamos un estilo de inversión un poco ecléctico, con compañías de estilo claramente growth (caso de Alphabet [GOOGL], el holding que aglutina productos como Google o Youtube) o value (caso de algunas de las inversiones que tenemos en el sector inmobiliario, como Keck Seng Investments [HKG: 0184] o Asia Standard International [HKG: 0129], compañías con una valoración muy inferior a su valor de liquidación). ¿Estaremos perdiendo el foco sobre los principios de valoración tradicionales del value investing? ¿O, a lo mejor, es el value investing el que debiera evolucionar de la mano de los nuevos modelos de negocio vinculados a internet?

 

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: