NOTA DEL EDITOR: Esta idea de inversión es obtenida de una carta a los inversores  de Valentum FI.

* * *

Laboratorios Farmeceúticos Rovi[BME: ROVI] ha estado en nuestra cartera durante muchos años. Comenzamos esta inversión a finales
de 2014 cuando nos dimos cuenta que la compañía iba a cambiar radicalmente. La creación de un biosimilar de la heparina de Sanofi (que ya estaba en una fase muy avanzada sin que se hubiese hecho publicidad de la misma) podía doblar el valor de la compañía aumentando fuertemente sus resultados. El valor pasó del rango de €8-9/acc. a niveles de €16/acc. rápidamente. Desde entonces ha seguido en cartera con un peso bastante inferior (llegó a pesar un 10% de la cartera y fuimos reduciendo hasta niveles del 2%) en un periodo que no esperábamos grandes noticias. Recientemente hemos elevado el peso de nuevo hasta c.5%. ¿Qué ha ocurrido desde entonces y dónde estamos? La enoxaparina (el biosimilar) se comenzó a comercializar en 2018 y, si anualizamos este último trimestre, ya estarían en niveles de ventas superiores a 80mn. Pese a que todavía no se sabe con exactitud cuál será ese nivel de ventas pico, la ejecución del plan está yendo muy bien y los otros dos competidores que han lanzado biosimilares no parece que estén llevando a cabo una estrategia demasiado agresiva. Teniendo en cuenta que el mercado tiene un tamaño de €1.000mn y que Rovi tiene claras ventajas competitivas, como el conocimiento del mercado o la integración vertical, pensamos que el techo de ventas aún está lejos. La parte negativa es que los costes subirán a corto plazo, dado que el biosimilar se fabrica a partir de tripa de cerdo y la peste porcina en China está provocando subidas de la materia prima, aunque pensamos que será temporal. El resto de productos de la compañía (Bemiparina, comercialización de otros productos farmacéuticos y llenado de jeringas) siguen creciendo (incluso por encima de las expectativas) y generando caja.

Pero Rovi tiene otro As en la manga. Hace años adquirieron, por una cantidad poco significativa, una tecnología de liberación retardada llamada ISM. Esto no es un medicamento en sí mismo, sino una patente de un método de administrar medicamentos. Durante los últimos años, Rovi ha estado trabajando en el desarrollo de esta tecnología para aplicarla a la Risperidona, un medicamento (ya sin patente), para tratar la esquizofrenia. Este método presenta grandes beneficios, ya que el médico debe asegurarse que el paciente toma la medicación a diario. Con la liberación retardada se sustituye la pastilla diaria por una inyección mensual. Ya existen varios
medicamentos de liberación retardada, pero de peores características (con cadena de frío) que tarda varios días en actuar (apoyo oral los primeros días), mientras que la de Rovi funciona instantáneamente y no necesita frío. Esto supone unos fuertes ahorros de hospitalización del paciente. Al ser un medicamento caro y con un universo de pacientes (y médicos) no demasiado grande, los márgenes deberían ser altos. La fase III ya ha sido aprobada y estamos a la espera del registro tanto en Europa como en EE.UU. y esperamos que se comercialice en 2021. Si la Enoxaparina suponía doblar el EBITDA de la compañía, esperamos que ISM Risperidona tenga un impacto similar (sobre una base que, con Enoxaparina, es ya mucho más alta).

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: