NOTA DEL EDITOR: Estas ideas de inversión son obtenidas de la carta primer semestre 2018 de Andromeda Value Capital.

* * *

Ventas

Vivendi [EPA: VIV]

El gran motivo de que en su día comprásemos Vivendi fue el activo menospreciado de Universal Music, más la participación en Spotify [SPOT]. Cierto es que Vivendi supone un conglomerado de compañías, pero tras la salida a bolsa de Spotify y la venta completa de la participación en Ubisoft los motivos de seguir manteniendo Vivendi, considerada ya la apreciación de la cotización, eran menores. De modo que acabamos liquidando lo que nos quedaba al final del trimestre que suponía un 1.92%.

El resto de los negocios del conglomerado, la verdad, nunca nos entusiasmaron mucho, pero estaba barata a nivel general…

En su momento, Vivendi llegó a pesar más del 3% con un precio de compra que fue en torno a los 18€ y que vendimos siempre por encima de 21€. Casi todo, de hecho, entre 22€ y 23€.

 

Intel [INTC]

Nuestra relación con Intel es como la de un adolescente enamorado, nos gusta irracionalmente, pero en frio hay cosas que fallan.

Intel la compramos al detectar el aumento de velocidad en el segmento de servidores para los proveedores de servicios en la nube. Considerado a lo que cotizaba la compañía en su momento, y la demanda que iba a absorber, estaba claramente barata. De hecho, actualmente todavía estamos dentro de la curva.

El problema, sin embargo, es que ese es prácticamente el único mercado donde Intel está mostrando fuerza. Y es simplemente una cuestión de dos o tres trimestres más hasta que se empiece a apagar. En el resto de los segmentos o ya no crecen (procesadores para uso doméstico y empresa) o no está logrando la fuerza suficiente pese a ser un mercado incipiente (IoT, AI, 5G). Por eso decimos que nos gusta irracionalmente. Intel, si hubiese sido lo suficientemente atrevida podría estar empezando a dominar cualquiera de estos mercados. Pero el hecho es que la acumulación de pequeños fallos, adquisiciones que no han sabido explotar y el empeño de centrarse en su arquitectura de X86, han impedido que Intel llegase a convertirse en el ejercito que conquista todo el campo de batalla. Deviniendo, sin embargo, en un mero terrateniente al que cada vez se le van estrechando más las lindes.

Es más, el motivo de la venta no tiene realmente nada que ver con la propia Intel, sino con su competidor más cercano: AMD. Es decir, la curva de demanda de servidores para el cloud se ha acelerado los últimos trimestres. Pero AMD está, sorprendentemente, acelerando la suya también para justo este segmento. Y eso perjudica gravemente a Intel en un futuro próximo.

Dos ejemplos claros muestran esto. Por un lado, AMD conseguirá sacar nuevos procesadores bajo la nueva arquitectura de 7 nanómetros a principios de 2019, cosa que hace unos 6 meses se estimaba más bien para bastante adentrados 2019. Intel, por su parte, sigue teniendo problemas con su nueva arquitectura. Lo que materialmente se traduce en que durante 2019 AMD va a tener ciertas ventajas respecto a Intel.

Y el segundo ejemplo. Hace un mes fue la Computex en Taiwan. Una feria dedicada al mundo del hardware. En el primer día Intel presentó sus procesadores para servidores con más núcleos posibles, 28, a frecuencias altísimas, sorprendiendo a todos los asistentes. Sin embargo, después de estudiar el procesador se vio que Intel había hecho trampas (el sistema de refrigeración era imposible de replicar y el procesador venía “overclockeado”). Al día siguiente llegó el turno de AMD y presentó su Threadripper 2 (el competidor de Intel en este segmento) con 32 núcleos nada menos, sin trampas y a una fracción del precio de salida del de Intel. Por la tarde, Intel había quitado su panel de exposición en la feria…

Siendo sinceros, nos gustaría ver a Intel tener éxito en otras áreas. Compitiendo con AMD en la siguiente arquitectura de procesadores, en inteligencia artificial, IoT, etc. así que tal vez con algo de suerte podamos volver a la compañía en un futuro. Pero necesitamos que los datos nos justifiquen la inversión. Y por el momento, más bien, lo que vemos es justo lo contrario, una desaceleración que apoya nuestra tesis de desinvertir del negocio tras una buena rentabilidad desde que entramos.

 

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: