NOTA DEL EDITOR: Estas ideas de inversión son extraídas de una carta trimestral de azValor Asset Management.

* * *

Invertimos en Mota Engil a finales de 2015 y principios del 2016; en ese momento acumulaba una caída de más del 70% desde los anteriores máximos alcanzados a mediados del 2014. Los agentes del mercado (analistas, brokers, etc.) “veían” una compañía “rota”, sufriendo por su exposición indirecta al desplome de las materias primas en sus negocios de construcción en zonas “tan de riesgo” como África y América Latina; además, su balance frágil (elevado endeudamiento) entrañaba un riesgo potencial de quiebra. “Mejor ni tocar” era la doctrina imperante en el mercado.

Mota es una compañía que conocemos desde hace casi 10 años y, por tanto, sabíamos de la calidad de su posición competitiva y la reputación de la familia Mota y su equipo de gestión. Por otro lado, la aparente situación de alto endeudamiento no era tan precaria si se tenía en cuenta la gran cantidad de activos no estratégicos propiedad de la compañía, algunos de los cuales tenían mucho valor a pesar de no contribuir de manera significativa a los resultados del grupo. Todo lo anterior, además, se apoyaba en nuestra visión, de la insostenibilidad a largo plazo de los precios de las materias primas de principios del 2016; y, por tanto, en nuestra convicción de que vendría una fuerte recuperación cíclica.

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: