NOTA DEL EDITOR: El siguiente texto es extraído de una carta de Horos Asset Management.

* * *

Si hay una frase que describe nuestro proceso inversor es “invertir con sentido común”. No tratamos nunca de ser los más listos de la clase en cada momento. Trabajamos para conseguir la matrícula de honor al finalizar el curso, sabiendo que habrá asignaturas en las que otros alumnos quedarán por encima de nosotros. Por eso, nos centramos en lo que sabemos hacer y en aquello donde hemos demostrado que podemos aportar valor para nuestros partícipes. En concreto, nuestro proceso de inversión se apoya en cinco pilares que determinan, en general, si una compañía debe o no formar parte de nuestras carteras.

Sólo invertiremos en compañías cuyo negocio seamos capaces de entender y visualizar dentro de unos años. Dicho de otra manera y siguiendo el término que popularizó hace años Warren Buffett, evitaremos negocios que estén fuera de nuestro círculo de competencia, independientemente de lo barata que pueda estar una compañía. Seguir este principio concienzudamente reducirá drásticamente los potenciales errores de inversión que podamos cometer.

Posiblemente la parte que más tiempo nos lleva en el análisis de una compañía sea profundizar sobre los aspectos cualitativos de su negocio, con el fin de localizar negocios “especiales” que cuenten con algún tipo de ventaja competitiva y/o barrera de entrada que limite los efectos de la competencia. Un negocio muy rentable que no cuente con este tipo de ventajas perderá muy rápido esa rentabilidad en un entorno de libre competencia. Por eso, como accionistas, preferiremos siempre invertir en compañías difíciles de atacar.

 

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: