Read in English

Este texto es escrito por Juan Matienzo, instructor en Best Ideas 2018 y director y fundador de Mercor Investment Group, con sede en México.

* * *

A medida que los precios de las acciones han aumentado y las gangas se han vuelta más escasas, hemos estado expandiendo nuestros terrenos de caza a países donde nunca habíamos invertido. La búsqueda extensa ha dado algunas buenas capturas, pero no lo suficiente como para evitar que nos enfrentemos a una pregunta que muchos otros inversores en valor enfrentan actualmente: ¿Deberíamos mantener un porcentaje cada vez mayor de nuestra cartera en liquidez (que en la actualidad no produce casi nada), hasta que regresen las gangas? ¿o deberíamos los estándares según los cuales decidimos que componen una ganga?

A favor del acumulamiento de liquidez, podríamos pensar que tener estándares de inversión es lo que nos da una ventaja, y que la ventaja se pierde a medida en que los estándares se relajan. Además, existe el debate de que, si bien tener liquidez rezaga la rentabilidad, podría resultar muy útil. En la traducción concisa de Charlie Munger: «Se necesita tener carácter para sentarse allí con toda esa liquidez y no hacer nada. No llegué a donde estoy yendo tras oportunidades mediocres».

A favor de reducir nuestros estándares está el debate de que se puede hacer hasta cierto punto mientras se mantiene fiel a los principios de inversión del deep value. Muchos estudios han demostrado, por ejemplo, que una cartera invertida en el decil más barato del mercado funciona bien con el tiempo, lo que por supuesto, implica que la acción promedio de la cartera es, en términos absolutos, más cara en algunos momentos en el tiempo que en otros. Y muchos inversores lo han hecho muy bien al adaptarse a los mercados alcistas; Por ejemplo, Walter Schloss, mi héroe, parece que siempre estuvo invertido al menos un 90% durante cuatro décadas y media, que incluía todo tipo de condiciones de mercado.

Cuál de los enfoques termina funcionando mejor para los inversores value de hoy depende de cuánto tiempo debe durar el mercado alcista. Si aún nos queda un largo plazo por delante, sería mejor que flexibilicemos nuestros estándares absolutos y permanezcamos totalmente invertidos en las acciones relativamente más baratas que podamos encontrar. Si el mercado alcista terminará pronto, estaríamos mejor acumulando liquidez. Pero, por supuesto, si tuviéramos confianza en nuestra capacidad para predecir los altibajos del mercado, ¿por qué ser inversores en valor?

En Mercor hemos suavizado un poco nuestros estándares. Por ejemplo, hoy podríamos aferrarnos a una acción cuyo precio ha subido hasta el valor de liquidación de sus activos, con la esperanza de «comprar basándonos en activos y vender basándonos en ganancias», mientras que antes la habríamos vendido en ese momento y usado las ganancias para comprar otro conjunto de activos baratos.

Sin embargo, hemos optado por mantener intactos la mayoría de nuestros estándares, por lo que nuestro balance de liquidez ha crecido significativamente. No nos resulta demasiado duro «sentarnos allí con toda esa liquidez», tal vez porque tenemos los rasgos de carácter que se refería el Sr. Munger; o quizás porque hacerlo nos permite pensar en nosotros mismos en términos halagadores (bastiones de prudencia esperando pacientemente la próxima crisis financiera, mientras que las masas que invierten extrapolan sin pensar las tendencias recientes en el futuro, etc.).

En cualquier caso, nuestra elección de acumular liquidez para flexibilizar nuestros estándares no se basa en nuestra anticipación al inminente final del mercado alcista. Simplemente es con lo que nos sentimos más cómodos.

No soy de los que piensan que los inversores deberían hacer lo que les gusta respecto a lo que es racional, para poder «permanecer en el juego». En mi opinión, si uno no se siente cómodo haciendo lo que es racional (es decir, lo que la evidencia sugiere es probable que funcione mejor, dado el estado del conocimiento y la capacidad de uno), entonces es el trabajo de uno sentirse cómodo al hacerlo.

Sin embargo, al elegir entre acumular liquidez y flexibilizar nuestros estándares, no tenemos mucho que hacer, ya que amabas estrategias han funcionado bien en el pasado y se puede hacer un caso decente para cualquiera. Entonces, en este caso, ¿por qué no irse por lo que es más cómodo?

Descarga la versión imprimible