NOTA DEL EDITOR: Estas ideas de inversión presentadas por Xavier Brun y Santiago Domingo, gestores de Solventis EOS, son obtenidas del informe mensual correspondiente al mes de octubre de 2017.

* * *

Igual que las semillas requieren tiempo para brotar, las empresas que tenemos en cartera suelen necesitar de tiempo para alcanzar su valor. Este es el caso de la empresa ensambladora de satélites, OHB SE, cuya primera compra la hicimos en 2013 a niveles de 15 euros pagando lo equivalente a 8 veces el beneficio normalizado (PER de 8x). En ese momento pensábamos que las ventajas competitivas de la empresa deberían hacer que el PER se situase en 14-15x, además, el potencial de los proyectos de Ariane y Galileo permitirían a la empresa incrementar sus beneficios. Estas dos situaciones se han dado durante este mes de octubre: los proyectos se han materializado, y como consecuencia los beneficios, y el PER ha aumentado hasta niveles de 22x. Por todo ello, hemos desecho la totalidad de la posición a niveles de 41-42 euros.

Otro ejemplo de empresa que ha tardado tiempo en madurar y de la que hemos ido saliendo durante este mes ha sido MGI Coutier. Las primeras compras de la empresa francesa de componentes de automoción fueron a finales de 2014 a niveles de 10,5€. En ese momento, con sus 35 plantas, vendía por importe de 665 millones de euros y obtenía un beneficio operativo de 54. Nuestra tesis en ese momento era que las ventas podrían alcanzar niveles de 900 millones gracia a la recuperación del sector automovilístico, a las ventas de los nuevos tanques para AdBlue (para reducir NOx de los motores diésel) y a la incorporación de 7 plantas adicionales. Todo esto hacía que el margen de seguridad de la empresa fuera más que notable con lo que llegamos poco a poco hasta el 5% de la cartera, con un coste promedio de 12,60€ la acción. Hoy día, donde la mayoría de plantas nuevas de MGI Coutier ya están en funcionamiento, el sector se ha recuperado y la venta de tanques se ha normalizado, la empresa ha alcanzado los niveles de beneficios esperados. Por este motivo hemos ido reduciendo exposición hasta el 1,5% a niveles de 36-37€ por acción.

inversión nos la dirá el mercado. Si el precio de la acción tarda en alcanzar su valor mucho tiempo, la TAE será menor que si alcanza el valor en un día. Pues bien, esto último nos ha ocurrido con La Doria. La empresa italiana procesadora de salsa de tomate, legumbres o frutas para marcas blancas, cotizaba a niveles muy bajos debido a su exposición al Reino Unido. Esto permitió que la analizáramos con detalle, habláramos con ellos un par de veces y que llegáramos a la conclusión de que tenía unas características que nos gustaban: empresa familiar, bien gestionada, con ciertas ventajas competitivas y cotizando a PER de 7,5x. Así que empezamos a comprar en enero de 2017 a niveles de 8,7€ hasta alcanzar el 0,5% de la cartera, no pudimos más debido a su falta de liquidez. Durante este mes de octubre hemos deshecho toda la posición después de que haya alcanzado los 16,5€, implicando que el margen de seguridad fuese prácticamente cero, lo que arroja una TAE de 134%.

No siempre la presentación de resultados implica ventas, sino también compras o cambios de una empresa con poco margen de seguridad por otra con mayor margen. Justamente esta última situación la estamos observando en el sector automoción, donde vemos que las empresas de componentes han estado navegando en un “superciclo” gracias en parte a los incrementos continuos de capacidad por parte de todos los jugadores del sector, que acompañado por la elevada visibilidad y cumplimiento de sus planes de negocio, han dado alas a sus cotizaciones. En cambio, las valoraciones de sus clientes, los fabricantes de coches, no han seguido el mismo camino. Esto ha hecho que si realizamos una suma de las diferentes partes del negocio de los fabricantes, la pura pata de fabricación de coches de como resultado una valoración de una o dos veces el beneficio. Por todo ello, durante este mes de octubre hemos ido reduciendo componentes como MGI Coutier e incrementando nuestra exposición a empresas como Renault.

También existen situaciones en las que el mercado castiga con dureza una empresa, cosa que nos permite entrar barato o incrementar exposición si la teníamos. Este último ha sido el caso de la empresa sueca fabricante de sensores de huella dactilar, Fingerprint Cards. En este caso, el pasado 26 de octubre doblamos la posición hasta el 2,% de la cartera después de que el mercado volviera a castigarla con dureza después de presentar unos resultados en línea con lo previsto. Frente a esta situación, asistimos a la conferencia de resultados y después charlamos con ellos, llegando a la conclusión que nuestra tesis de inversión no cambiaba: el mercado va reduciendo el elevado inventario, los márgenes se reducen hasta alcanzar retornos acordes con oligopolio y los nuevos avances tecnológicos están en línea (sensor de huella en toda la pantalla y reconocimiento de iris). Resultado: elevado margen de seguridad. En este caso somos conscientes que existe un riesgo tecnológico, por este motivo como es mejor perderse un buen rally que perder dinero, nos sentimos cómodos con ese 2,4%.

Descarga la versión imprimible

El contenido de este sitio web no es una oferta de venta ni la solicitud de una oferta para comprar ningún tipo de valor en ninguna jurisdicción. El contenido se distribuye solo con fines informativos y no debe interpretarse como un consejo de inversión o una recomendación para vender o comprar cualquier valor u otro tipo de inversión, o emprender cualquier estrategia de inversión. No hay garantías, expresas o implícitas, en cuanto a la exactitud, integridad o resultados obtenidos de cualquier información establecida en este sitio web. Los directivos, ejecutivos, empleados, y/o autores contribuyentes de BeyondProxy pueden tener cargos y pueden, de vez en cuando, realizar compras o ventas de los valores u otras inversiones discutidas o evaluadas en este sitio web.