NOTA DEL EDITOR: Este texto es obtenido de una carta trimestral a los inversores de Magallanes Value Investors.

* * *

Aunque todo parece tranquilo en los mercados a tenor de los excelentes resultados del año pasado, la realidad es que existen riesgos latentes que no deberían pasarse por alto.

Nos referimos a aquella parte de mercado cuyos precios no paran de subir, llevando sus valoraciones fundamentales a máximos, en ocasiones cerca de burbuja. Dentro de esta parte de mercado podríamos incluir, a grandes rasgos: bonos, private equity y las empresas momentum.

No deja de llamarme la atención como en el mercado financiero se incumple una de las reglas de oro del funcionamiento de la oferta y la demanda. Aquella que dice que un consumidor (inversor) racional está dispuesto a comprar más cuanto más bajo sea el precio del producto o servicio, y viceversa. Por el contrario, cuanto más sube una empresa en bolsa, más atracción genera y más capital atrae.

Posiblemente sea en el mercado de bonos donde el riesgo latente sea mayor, llegando a alcanzar la categoría de burbuja. El afán por eliminar la incertidumbre a través de la compra de bonos hace que en muchas ocasiones se esté dispuesto a perder dinero. Pero no está del todo claro si estos inversores son conscientes del verdadero riesgo implícito que están asumiendo. Tomemos como ejemplo el famoso bono a 100 años emitido por Austria en el año 2017. Se trata de un bono al que le quedan 97 años hasta su vencimiento, y que ofrece una rentabilidad anual alrededor del 1%. Esto quiere decir que, en el mejor de los casos, el tenedor de este bono recibirá un 1% al año de su inversión, en términos nominales. A partir de aquí empiezan los problemas, teniendo en cuenta que la inflación se mantenga en el 2% durante casi un siglo (siendo esto mucho suponer), se traduciría en una pérdida segura en términos reales durante 97 años del -1% al año, concretamente de -97 euros por los 100 euros invertidos, es decir, la pérdida casi total del dinero invertido. Sin contar que cualquier escenario de subida de tipos tendría consecuencias desoladoras. Así, una normalización de los tipos de interés se traduciría en pérdidas de capital cuantiosas. A modo ilustrativo, tan solo una subida de los tipos de interés de 100pb implicaría una caída del valor del bono próxima al -50%.

Esto es riesgo.

Hemos puesto el caso extremo de un bono que vence casi en un siglo. Imagine este ejercicio para la gran cantidad de bonos con rentabilidad 0% o negativa.

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: