NOTA DEL EDITOR: Estas ideas de inversión presentadas por Emérito Quintana son obtenidas de una carta semestral a los inversores de Numantia Patrimonio Global.

* * *

Muchos inversores se sienten atraídos por el oro como inversión, aunque en realidad el oro no es una inversión ni es una materia prima corriente; el oro es un bien presente y no renta nada, pero tiene valiosas características monetarias, por lo que se convirtió en dinero y reserva de valor mundial, manteniendo su poder adquisitivo durante siglos.

Dado que cada onza de oro no genera onzas adicionales, y para no invertir directamente en el metal precioso, algunos gestores tratan de buscar alternativas invirtiendo en “empresas productivas expuestas al oro”, como las empresas mineras. De esta forma parece que, si el oro sube, el valor de las minas subirá más que proporcionalmente, mientras se siguen generando beneficios año a año.

Suena bien, pero no funciona así. La minería de oro es un muy mal negocio que ha destruido valor durante décadas. Además de los riesgos de exploración, políticos, y operativos, una subida del precio del oro provoca un aumento general de la producción, lo que agota las minas actuales más rápidamente y provoca que los nuevos terrenos y reservas sean más caros por la competencia y la inflación, escaseando también la maquinaria y el trabajo, por lo que los márgenes de estas empresas intensivas en capital nunca terminan por mejorar. Ni siquiera en los años 70, con la vertiginosa subida del oro, las mineras de oro consiguieron crear un valor siquiera cercano a la propia subida de precio del metal.

Sin embargo, podemos aprovechar las características de esta industria para dar con una solución mejor y más elegante. Los proyectos de minería requieren financiación, y el lapso entre la exploración y el comienzo de la producción puede ser de 3-7 años. La emisión de deuda es una mala solución, pues los intereses hay que empezar a pagarlos desde el día uno, cuando aún falta mucho para que empecemos a producir. Si ampliamos capital, es muy probable que los precios de las acciones estén bajos y destruyamos mucho valor. Además, pocos inversores acuden al haberse reducido en un 78% el número de brokers dedicados a ello en los últimos 5 años, y los fondos índices no pueden acudir y han adormecido el interés por los detalles de los proyectos empresariales subyacentes1.

Miembros, inicien sesión abajo para acceder al contenido restringido.

¿No eres miembro?

Gracias por tu interés. Ten en cuenta que MOI Global está cerrado para nuevos miembros en este momento. Si deseas unirte a la lista de espera para miembros hispanos, completa el siguiente formulario: