Tuvimos el placer de entrevistar a Natàlia Ribé Alujas, responsable de la gestión de carteras de varias familias a nivel internacional en MdF Family Partners. Natàlia busca compañías con ventajas competitivas duraderas, además de que tengan directivos y gestores alineados con los intereses de los accionistas.

MOI Global: Cuéntanos acerca de tu background.

Natàlia Ribé: Soy doble licenciada en Economía y Administración y Dirección de Empresas. Máster en Finanzas por el Institut d’Estudis Financers (IEF) de Barcelona y Máster en Mercados Financieros por la Universitat de Barcelona (UB).  Además poseo el título CEFA (Certified European Financial Analyst) y soy CFA Level 2 Candidate June 2018.

Empecé trabajando en Privat Bank Degroof en las oficinas de Barcelona formando parte del equipo de gestión. A los pocos meses me surgió la oportunidad de formar parte del equipo de gestión de Solventis, de la mano de Xavier Brun, quién me enseñó todo y más sobre value investing. En Solventis era la responsable de la gestión de carteras discrecionales y responsable de la selección de fondos de inversión. Además también co-gestionaba dos fondos y planes de pensiones junto con Georgina Sierra.

Me adentré en el mundo del value investing durante mi etapa en la universidad junto con un compañero de clase. Durante el tiempo libre analizábamos empresas y leíamos sobre value investing e indagábamos sobre los orígenes de la escuela austríaca.

Fue durante mi etapa en Solventis donde profundicé en el análisis de empresas y adquirí los conocimientos que tengo hoy día.

A principios de este 2017 empecé mi etapa en MdF Family Partners como responsable de la gestión de carteras de varias familias a nivel internacional.

MOI: ¿Cuál es tu criterio de inversión? ¿Cómo ha ido evolucionando con el tiempo?

Natàlia: Lo más importante a la hora de invertir es buscar buenos negocios y esperar a que el mercado los ponga a precio. Por lo tanto, empiezo por buscar empresas sólidas con buenos retornos (ROCE, ROA, ROE…) con ventajas competitivas duraderas en el tiempo. Warren Buffett las denomina moats. Un moat es un foso de un castillo, cuanto más amplio sea el foso (la ventaja competitiva) más protegido estará el castillo de los ataques de sus rivales (sus competidores). Es importante que las ventajas competitivas sean amplias y no se esfumen con el tiempo.

Cuando empecé, clasificaba las ventajas competitivas en cinco categorías, como Pat Dorsey en su libro The Little Book That Builds Wealth, aunque con el tiempo las he ido clasificando solamente en tres: Tener ventaja en precio en cantidad o en coste. En precio, porque una empresa puede vender a precios superiores, ya sea debido al tamaño que tiene la empresa sobre el total (market size) [Intel]; por sus activos intangibles [Roche]: o por la complejidad del producto (Grifols). En cantidad porque puede vender más que la competencia, gracias a su efecto red (Networking effect) [Visa, Facebook…]; por sus elevados costes de cambio (Switching costs) a un competidor [Microsoft, Apple…]; o en coste, porque producen a unos costes recurrentemente menores a sus competidores, bien porque es el productor de menor coste (crudo en Arabia Saudí, Antofagasta), o por poseer una ventaja competitiva, por ejemplo, en logística (Maersk).

Una vez identificadas las ventajas competitivas, es importante diferenciar entre precio y valor. Valor es lo que un inversor cree que vale una compañía, por lo tanto, algo subjetivo, mientras que el precio es el cruce entre oferta y demanda en mercado, por lo que es lo que el conjunto del mercado piensa que vale.

Una vez identificadas las empresas con amplios moats miro el precio al que Mr. Market me lo está ofreciendo; si está por debajo de mi precio de valoración lo compro, sino, espero a que el mercado lo ponga a precio, aunque puede ser que nunca llegue ese día [Inditex].

MOI: ¿Cómo generas ideas de inversión?

Natàlia: Las ideas de inversión se generan con el análisis de compañías: cuando analizas una compañía debes analizar todo su entorno, es decir, clientes, proveedores, competencia… así descubres nuevas empresas que pueden ser super interesantes.

Otra fuente de generación de ideas es hablar con otros analistas y gestores; compartir ideas y análisis de empresas con los demás es algo que me apasiona. En Barcelona hemos montado junto con otro gestor Meeting Finance, una empresa dedicada a montar eventos tipo afterwork donde asisten gestores y analistas con el objetivo de compartir experiencias e ideas de inversión. Creo que es una muy buena fuente de generación de ideas, ya que cada gestor ha estudiado diferentes compañías y como en nuestro sector el tiempo es oro, compartir conocimientos entre todos los que nos dedicamos al apasionante mundo de la inversión, nos aporta mucho valor.

MOI: ¿Qué tanta importancia le das al management? ¿cómo valoras al management? ¿Algún CEO que admires?

Natàlia: Es muy importante que el management esté alineado con los intereses de los accionistas; es decir, un management que intente crear valor en la compañía a largo plazo. Muchos directivos están sesgados al corto plazo, ya que sus bonus están ligados al rendimiento de la compañía, por lo que priorizan por inversiones que generen rentabilidad a corto plazo; aunque esta pueda ser mucho menor a la rentabilidad que pudiera haber obtenido la compañía con otras inversiones a largo plazo. Un equipo directivo excesivamente corto placista puede desaprovechar grandes oportunidades de inversión solamente por presentar mejores números a corto plazo. Por este motivo, creo que es importante buscar empresas donde gran parte del accionariado o del management sea familiar, ya que esto alinea claramente los objetivos entre los accionistas y el equipo directivo.

Un caso actual donde el management no se ha comportado como esperaban los accionistas lo encontramos en General Electric, ya que debido a una mala gestión y a unas inversiones como mínimo dudosas, la empresa está pasando por un momento muy complicado, aun teniendo divisiones que son altamente rentables.

De CEO’s me gustan los de Markel: Alan I. Kirshner, Anthony F. Markel y Steven A. Markel; Bruce Flatt, CEO de Brookfield Asset Management; y obviamente no podía dejar de mencionar al gran Warren Buffett, presidente de Berkshire Hathaway… y por decir algunos en España: Pablo Isla (presidente del grupo Inditex) y Eduardo Santos-Ruiz (presidente de Barón de Ley).

MOI: ¿Hablas con el management de la empresa?

Natàlia:  Antes de comprar cualquier compañía es importantísimo hablar con el management, ya que son los que mejor conocen su negocio y los que mejor pueden explicarlo. Ellos son los responsables (además de los IR) de la relación con los inversores, nadie mejor que el management de una compañía para saber qué trato da la compañía a sus accionistas.

Por norma general, son personas que llevan en el sector un largo periodo de tiempo y nos pueden dar una visión más real del negocio, que difícilmente yo como gestora pueda obtener leyendo informes sobre el sector.

Además, es interesante crear una relación estrecha con el equipo directivo ya que cuando la empresa afronte una situación complicada (que en algún momento llegará) estarán dispuestos a explicármelo.

Además de con el management, también es interesante hablar con los stakeholders de la compañía (clientes, proveedores, trabajadores, competencia, entre otros) para saber la opinión que tienen sobre la compañia: cómo se trabaja, cómo tratan a su entorno; en definitiva, para comprender cual es la cultura empresarial y conocer realmente al management de la compañía.

MOI: ¿Cómo encuentras el equilibrio en tu cartera entre la concentración en tus mejores ideas y la diversificación necesaria para controlar el riesgo de caídas?

Natàlia:  No construyo mi cartera con el objetivo de mitigar caídas, ya que esto sería un error; construyo mi cartera con base a buenos negocios y que coticen por debajo de su valor intrínseco, por lo que mi cartera estará más o menos concentrada con base única y exclusivamente a estos dos criterios. Si la cartera esta diversificada no es para controlar ningún riesgo, sino porque he encontrado un número considerable de compañías en las que creo que hay valor. Si solamente soy capaz de encontrar cinco buenas ideas y mi convicción es muy alta, mi cartera estará concentrada, por lo que una caída no sería un riesgo sino una oportunidad de comprar más barato las empresas que ya tengo en mi cartera (siempre y cuando, haya revisado mi tesis de inversión cerciorándome de que no estoy equivocándome).

MOI: Cuéntanos sobre uno (o un par) de tus mayores errores de inversión. ¿Alguna empresa que te hayas arrepentido de no haber comprado?

Natàlia:  Freeport: la compré cuando parecía estar barata, porque el cobre había bajado mucho y parecía complicado que siguiera bajando. El problema es que era una empresa con altos niveles de deuda, el cobre siguió bajando y por consiguiente, el precio de la empresa (que estaba altamente apalancada) en mercado siguió bajando. Conclusión: si una empresa está barata, la deuda puede hacer que todavía lo esté más.

Otro error de inversión: Pescanova. La empresa estuvo falsificando sus cuentas durante años.

Empresas que me haya arrepentido de no haber comprado, o haber vendido porque habían llegado al valor intrínseco que yo había calculado, son varias. Empezando por Inditex: la vendí porque creía que ya había crecido mucho en cuanto a ventas y márgenes, y su potencial empezaba  a deteriorarse, pero sigue sorprendiéndome cada trimestre con sus resultados. Apple y Leoni serían otros ejemplos.

MOI: ¿A cuáles de los grandes inversores admiras más y por qué?

Natàlia:  Charlie Munger porque le hizo ver a Buffett la magia del compounding en compañías de calidad. Charlie posee un pensamiento multidisciplinar, un adelantado a toda la corriente del behavioral finance con sus modelos mentales y “psychology of human misjudgment”.

Otro de los gurús fue Peter Lynch, que aunque su carrera fue corta (apenas 13 años como gestor), dejó muchas lecciones que aprender. Su clasificación de compañías en esas seis categorías, su pragmatismo, su énfasis en DIY investing (cualquier particular puede invertir con unos buenos principios) y su sensatez hacen de él un inversor muy completo.

MOI: Menciona un par de libros que hayas leído recientemente y que te hayan otorgado nuevos conocimientos para mejorar como inversor.

Natàlia: Quality Investing: Owing the Best Companies for the Long Term, de Lawrence Cunningham. Junto con el libro de Pat Dorsey, un libro imprescindible para entender la magia de buscar negocios de una calidad excepcional.

Shoe Dog: A memoir by the Breator of Nike, de Phil Knight. Fantástico libro sobre la historia de Nike contada por su fundador. Explica muy bien cómo es crear una empresa de cero y lograr llevarla a lo más alto, con la salida que tuvo a Bolsa en los años 80.

MOI: ¿Algo más que quisieras agregar para nuestros miembros?

Natàlia:  Que inviertan en activos reales, que satisfaigan necesidades de la sociedad, y que sobre todo estén gestionados por personas con buena capacidad para adaptarse a los cambios que nos depara el futuro. A largo plazo, son las compañías con rentabilidades superiores a la media.  Además, destacaría como pilar imprescindible la lectura, que lean libros, que no se cansen nunca de leer.  

MOI: Muchas gracias Natàlia, por compartir tu sabiduría con nuestros miembros.

Descarga la versión imprimible